Paraguay Turismo

Loading...

Paraguay: un milagro americano! Headline Animator

martes, 2 de junio de 2015

Chaco: por primera vez nativos acceden a energía



Por Carlos Almirón, corresponsal

 
Desde ayer, las últimas 45 familias indígenas Tamarahos asentadas en la comunidad María Elena, distrito de Fuerte Olimpo, cuentan con servicio de energía eléctrica por un proyecto conjunto de varias instituciones y el trabajo de los propios nativos. 







La comunidad María Elena se encuentra ubicada a unos 50 kilómetros del casco urbano de Olimpo, en la zona norte y a orillas del río Paraguay. En el lugar viven, en una lamentable condición de pobreza, aproximadamente, unos 150 indígenas de la parcialidad Tomarahos, los últimos aborígenes pertenecientes a dicha etnia que existen en todo el país.

Edgar Velázquez, cacique del lugar, dijo entre lágrimas estar muy emocionado por la posibilidad de acceder al servicio básico, ya que, según aseguró, es la primera vez que las autoridades se preocupan de la comunidad.

"Las personas que vivimos en este lejano lugar nos dedicamos en una gran mayoría a la actividad de la pesca, por lo que la llegada de la energía nos ayudará a poder acopiar los peces en cámaras refrigeradas para luego comercializarlos en otras localidades de la zona e inclusive poder enviarlos a los mercados de la capital del país", sostuvo el cacique.

Esta comunidad casi siempre se caracterizó por sus pobladores seminómadas, ya que constantemente emigraban hacia la localidad de Olimpo, precisamente por la carencia de fuentes de trabajo.

Se espera que con el incremento de la actividad de la pesca y el trabajo de la apicultura, instalada desde el año pasado en el lugar, estas personas puedan tener arraigo en el lugar donde viven, una propiedad que les pertenece de 2.000 hectáreas, y donde además tienen crías de animales vacunos.

El intendente del distrito, Sergio Cuellar (ANR), presente en el acto de inauguración, dijo que esto fue posible gracias al esfuerzo mancomunado de otras instituciones del Estado con el municipio y el trabajo de los propios indígenas que se encargaron de realizar los pozos para la instalación de las columnas a lo largo de los 7 kilómetros del tendido eléctrico.

La Administración Nacional de Electricidad (ANDE) donó varios materiales como columnas y cables, en tanto el Indi se encargó de comprar otros elementos utilizados en las instalaciones domiciliarias.

El municipio, por su parte, costeó los fletes de traslado de dichos materiales y el pago de los profesionales que se encargaron de los trabajos de extensión de la línea.


Fuente: ABC


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente aqui