Paraguay Turismo

Loading...

Paraguay: un milagro americano! Headline Animator

miércoles, 23 de mayo de 2012

Kadesh de Brasil fabricará 5 mil Calzados por día en el Penal Industrial Esperanza y dará mano de obra a 266 reclusos


Empresarios brasileños ven factible exportar calzados hechos por reclusos paraguayos

Asunción, IP Paraguay.- Representantes de la empresa Kadesh Calzados, una firma brasileña que se dedica a la fabricación de calzados, otorgando mano de obra a internos de diferentes penitenciarías del Brasil, visitó hoy el Penal Industrial Esperanza, a fin de conocer el sistema de trabajo en la unidad penitenciaria, donde planean operar dando ocupación laboral a los reclusos.

Los empresarios que visitaron el país, Americo Piaui de Lima y Nilton de Camargo, manifestaron sus deseos de trabajar en forma de maquila, es decir, producir los calzados en Paraguay y exportar posteriormente al Brasil.

La firma tiene a su cargo cuatro penitenciarias en el Brasil, donde los internos confeccionan los calzados para su posterior venta. Posee una producción de 13 mil calzados por día en el Brasil, lo cual desean que aumente a 30 mil.

Los centros de reclusión donde los internos trabajan con la empresa, en el vecino país,  son las penitenciarias Estadual de Ponta Grossa, industrial Guarapuava, Semi aberto de Guarapuava, y la Estadual de Cascavel.

Actualmente, 157 internos de los 266 que se encuentran recluidos en el Penal Industrial Esperanza son los que se encuentran trabajando.

De aprobarse el acuerdo, los empresarios pretenden ampliar la cantidad de empleados y dar trabajo a todos los reclusos.

El director del Penal Industrial Esperanza, Marcelo Salinas, manifestó que de aprobarse por completo el proyecto, los empresarios se encargarán de todos los gastos que implica la industria de calzados, y que el penal Esperanza, entrará a colaborar con mano de obra.

Por otra parte manifestó, que la ley penitenciaria expresa que el 70 por ciento del salario mínimo corresponde a los reos, pero la idea es que cobren por producción, “cuanto más trabajan, más ganarán”, expresó.

Así mismo, anunció que en primera parte el contrato sería por un año, lo cuál podría ser renovable, todo dependiendo de la producción.

Los empresarios, desean alcanzar una producción de 5 mil calzados por día en el Penal Industrial Esperanza, en primera parte, la idea es que esta producción alcance los 13 mil calzados por día como en el vecino país, señaló.

A fin de llegar a un acuerdo, para la posterior firma de un contrato, este jueves se llevará a cabo una reunión en el Ministerio de Industria y Comercio. Una vez concluido el acuerdo, los trabajos empezarán en 2 o 3 meses, comunicó Salinas.


Fuente: IPParaguay


En la Cámara de Senadores surgió una propuesta de modernización de las cárceles paraguayas. La iniciativa busca emular un plan implementado en República Dominicana que logró reducir la reincidencia del 40 al 2,7 por ciento.

El pasado miércoles se realizó una reunión entre autoridades del Gobierno vinculadas a la administración penitenciaria y representantes de la sociedad civil. Todos fueron convocados por la senadora Ana María Mendoza de Acha, quién presentó una propuesta de modelo exitoso de cárcel, donde la prioridad es mantener el “ocio cero”.

En conversación con ABC Color, la legisladora recordó que el modelo penitenciario lo conoció en una reunión del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), donde fue la encargada de representar a Paraguay.

En la oportunidad, se expuso un modelo implementado en República Dominicana donde se demostró cómo las variaciones en el sistema arrojaron resultados positivos entre los cuales se puede citar la reducción de la reincidencia del 40 al 2,7 por ciento.

Explicó que el primer punto básico consiste en tener “ocio cero” ya que el mayor flagelo que sufre el recluso es la gran cantidad de horas en las que no realiza actividad alguna. Esto se constituye en una “tortura a la privación de libertad”, según reflexionó Mendoza.

El sistema fue aplicado en República Dominicana desde hace ya dos años aproximadamente, luego de haber permanecido durante cinco años como un plan piloto y, hasta el momento, se implementó en 10 de las 37 cárceles del país insular.

También plantea la posibilidad de que el recluso reciba educación ya que, en Dominicana, hubo casos de reos que dejaron de ser analfabetos en un período de seis meses, dentro del propio penal.

“OCIO CERO”

Dentro del plan de “ocio cero”, se propone que el recluso realice una serie de actividades lucrativas. Citó la posibilidad de que el privado de su libertad confeccione uniformes para determinadas empresas, fabrique suelas para zapaterías, entre otras labores que acarree un ingreso económico determinado.

Lo que gana, el recluso podrá, o destinarlo a sus familiares, o depositarlo en una cuenta bancaria para que, cuando salga del penal, pueda usufructuar de su dinero, sin necesidad de delinquir para conseguirlo. Un pequeño porcentaje de ganancias puede quedar para él, para alguna necesidad que tenga.

“Se ve la parte humana de la persona. Muchas veces es el padre de familia el que está en prisión, en ese caso, la familia dejó de tener el sostén del hogar”, indicó.

Mendoza remarcó que en República Dominicana se registraron convenios entre las cárceles y empresas que destinaron sus talleres a las cárceles para aprovechar la mano de obra de los reclusos.


Fuente: agronegocios.com.py

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente aqui