Paraguay Turismo

Loading...

Paraguay: un milagro americano! Headline Animator

domingo, 28 de julio de 2013

Brasileños, Argentinos, Colombianos, Angoleños cursan postgrados en unas 50 universidades paraguayas


Julio, mes de visitantes brasileños en busca de posgrados


Como cada mes de julio, la ciudad de Asunción vibra a ritmo brasileño con la masiva presencia de estudiantes del vecino Brasil, atraídos por los bajos costes de los cursos "intensivos" de doctorado y posgrado.






EFE.- Los graduados brasileños huyen de la limitada oferta de las universidades públicas de Brasil y del alto coste de estudiar en las privadas, que alcanzan cuotas mensuales de 1.500 reales (unos 750 dólares).

 

En Paraguay, encuentran programas intensivos a menor coste, ofertados por unas 50 universidades y unos 120 institutos de maestría y posgrado, que se completan en tres periodos durante los meses de julio y enero, con clases de lunes a sábado, en tres turnos.

 

Las universidades paraguayas eligen estos meses por coincidir con el periodo vacacional en Brasil. Otro factor que atrae a los brasileños es la flexibilidad de las fechas: así no tienen que estudiar durante un año seguido, lo que les obligaría a renunciar a sus empleos.
"La parte de la tesis se desarrolla cuando ya están en su país, con seguimiento electrónico y tutorías a distancia", explicó a Efe el director de Posgrado y vicerrector de la privada Universidad Autónoma de Asunción, Juan de Dios Garbett.
Garbett destacó que el primer motivo por el que vienen tantos brasileños "es por el credencialismo. Buscan sobre todo un título de posgrado que la oferta brasileña no puede cubrir; toda la oferta de posgrado que hay en Brasil no satisface toda la demanda".
Y añadió que en Brasil es necesario un posgrado para ejercer la docencia, por ejemplo, y por eso vienen a Paraguay muchos profesores de primaria y secundaria.

 

Los precios de los cursos intensivos de una maestría en la Universidad Autónoma rondan los 10.500 reales (unos 5.300 dólares) y los de doctorado 14.375 reales (unos 7.500 dólares) y se pueden pagar en 25 cuotas, según el vicerrector.

 

Garbett dijo que la calidad de los docentes es otro atractivo, ya que entre ellos "hay españoles, chilenos, brasileños, uruguayos y por supuesto paraguayos", y destacó, que aunque los estudiantes brasileños son abrumadora mayoría, también vienen a Paraguay de Argentina, Colombia o Angola.

 

José Eduardo, estudiante brasileño de 40 años llegado de Sao Paulo para estudiar un máster en Administración de Empresas en la Universidad de San Lorenzo, dijo a Efe que "en Brasil es mucho más caro y es difícil acceder a la universidad pública".

 

Eduardo aseguró que le sale más rentable pagar los viajes hasta Asunción, incluyendo gastos de alojamiento, que cursar una maestría en una universidad privada de Brasil.

 

Durante el mes de julio, en el centro de Asunción se escucha un bullicio extraño: entre el común sonido del español y el guaraní surgen por todas partes expresiones en portugués.

 

Las tiendas, restaurantes y discotecas se llenan de brasileños.

 

La calle Palma, que concentra la mayor parte de la oferta culinaria del centro, congrega este mes a cientos de turistas-estudiantes que aprovechan los precios más bajos de la comida, ropa y los productos electrónicos de Paraguay para hacer intensas compras.

 

Este fenómeno no solo beneficia a las universidades y los estudiantes, también a los profesores, al comercio y todo el sector servicios de la ciudad.
"Ellos (los brasileños) mueven toda la economía en esos dos periodos, Asunción cambia, se llenan los hoteles, los restaurantes, a pleno por la noche, van de compras...", describió el vicerrector de la Autónoma.
Un profesor de esa universidad, el cubano Frank Cruz, reconoció a Efe que para su gremio "es una época importante económicamente".

 
"Un curso de grado se paga a 46.000 guaraníes (unos 10 dólares al cambio actual) la hora, mientras que uno de posgrado son 120.000 guaraníes (unos 26 dólares) la hora", dijo Cruz.
Los comercios de la zona ya conocen y cuidan, con ofertas especiales y carteles en portugués, a los clientes brasileños, que saben que volverán seis meses más tarde.
"En esta época, nosotros cuidamos a los brasileños y nos dedicamos exclusivamente a ellos. Nos benefician totalmente porque llegan justo después de la depresión de abril y mayo y se quedan por dos o tres semanas", declaró a Efe Ricardo Brandon Fidanza, dueño de un hostal en el centro de Asunción.


Fuente: paraguay.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente aqui