Paraguay Turismo

Loading...

Paraguay: un milagro americano! Headline Animator

domingo, 27 de septiembre de 2015

40% de los paraguayos desciende de los "tanos"



Los italianos y su aporte a la nación


Los italianos y su aporte a la nación_250560 / ABC Color


Entre las colectividades que hicieron patria en el Paraguay, después de los españoles de la conquista y colonización, ya vienen los italianos, que dieron un amplio aporte en todos los sectores de la vida nacional. Así lo asegura el Prof. Dr. Fernando Constantini, un estudioso de la historia, al afirmar que el 40% de los paraguayos desciende de los "tanos".

Constantini es descendiente de italianos. Su abuelo Pietro Constantini de Santis había venido al país con otros cien italianos tras la Guerra de la Triple Alianza para reconstruir un tramo del ferrocarril. Vino contratado desde la Argentina, pero se adaptó tanto al país que decidió instalarse en Asunción.    

Siendo un visionario, quiso dejar de ser obrero y  en diagonal a la Estación Central levantó el primer hotel de lujo del Paraguay, junto con su  esposa María Orlando de Constantini. "Por allí pasaron artistas de ópera, expertos y  personalidades que visitaban el Paraguay en la época. Es la actual Casa Marsal, en la antigua calle de la Fábrica de Balas (Mcal. Estigarribia y México).    

Sin embargo, no fue el primer ni el último grupo italiano en venir a quedarse.    

Las primeras huellas de los italianos  debemos buscar ya en las reducciones jesuíticas y franciscanas que contaron con una serie de sacerdotes y directores que han venido o eran descendientes de italianos.    

Luego existe una marcada presencia en los tiempos de la independencia, pues uno de los próceres, el Cap. Mauricio José Troche, fue descendiente de un genovés, quien vino al país junto con otras personas de apellido Aquinus y Centurione.    

Los Troche mantuvieron su apellido y los otros dos se convirtieron en Aquino y Centurión, respectivamente, dos apellidos que se expandieron por todo el país. "Mucha gente cree que son apellidos muy paraguayos, sin embargo son muy italianos", aclara Constantini.    

Del protagonismo de Mauricio José Troche en la Revolución de 1811, afirma que fue quien entregó verdaderamente el Cuartel de la Ribera el 15 de mayo. "El tenía consigo a los 37 curuguateños que tomaron presos a los porteñistas, a todos los españolistas y pro portugueses. Entonces él también fue quien proporcionó los dos cañones que apuntaron a la casa del gobernador", relata.     

Avanzando en la historia de la presencia italiana en el Paraguay, sigue contando que con Solano López –enviado por su padre a Europa– vinieron los mejores profesionales, técnicos y artistas que llegaron a aportar al país y a construir el Palacio de López, el Panteón de los Héroes y otras casas que hoy constituyen un patrimonio arquitectónico y urbanístico, entre ellos el destacado Arq. Alejandro Ravizza.    

Terminada la Guerra del 70 destaca el protagonismo que tuvo el Dr. Morra, médico particular de Bartolomé Mitre, quien vino al país y se sintió tan dolido con la hecatombe del pueblo paraguayo que decidió quedarse a vivir, convirtiéndose en el médico de los pobres y sobrevivientes, creador de lo que hoy es Villa Morra.    

Además ha venido al país una serie de gente que ha registrado la historia como los  ascendientes de las primeras maestras Adela y Celsa Speratti; los Scavone, etc. También están los Schenone, pioneros del Colegio Militar, todos caballeros e integrantes de la banda de música policial que estaba dirigida por un italiano. De este grupo salió uno de los mejores compositores que tuvo el país, José Asunción Flores.    

Otro caso mencionado por Constantini señala que la primera reina de belleza del Paraguay se llamaba Angela Constantini Orlando, nacida en 1906.    

Entre los descendientes de italianos también se cuenta a varios presidentes que tuvo nuestro país, como José P. Guggiari, por citar uno y asimismo, los Olivieri, al nacionalizar aquí su apellido se convirtieron en los Livieres.
Valorar el pasado    


El catedrático universitario asegura que es muy importante sacar a relucir todo esto en estos momentos para conocer nuestras raíces. "Según datos de la Embajada de Italia, el 40% de la población paraguaya de una u otra forma desciende de italianos".    

Añade que el italiano se adaptó muy bien a nuestro país no solo por la cultura del trabajo honesto y responsable, sino porque le daba muchos descendientes: "Las familias de italianos con menos miembros eran de 8, 10 ó 12 hijos".    



Piccola Italia    



La marcada presencia de italianos en Asunción dejó constancia en que la Calle de la Fábrica de Balas, hoy Mariscal Estigarribia, donde estaba la casa de Madame Lynch (ex Facultad de Derecho), en el tramo que va de México hasta el Panteón de los Héroes, se llamaba "Piccola Italia" (Pequeña Italia) porque allí vivían las familias italianas de mayor renombre como los De Gásperi, cuyos descendientes crearon nuestro Código Civil; los Migone, los Gatti. En fin, gente de todas las profesiones que ha recibido de sus padres la enseñanza de amar y respetar al Paraguay. 



Anécdotas de "tanos"



Tallarines. "El italiano enseñó a comer el tallarín en el Paraguay, pues aportó el fideo, que vino muy bien con los tomates que son de origen sudamericano".    



Independentistas



"Un día los italianos quisieron crear una República Autónoma y se concentraron frente al  Puerto de Asunción donde fueron apaleados por la policía. Luego volvieron a su barrio de la Piccola Italia. Querían una suerte de estado garibaldino en Asunción. Un intendente que se compadeció de la situación decidió nominar una calle de la zona en homenaje a aquel hecho como Garibaldi"

San Onofrio. "Mi abuela era devota de San Onofrio, un santo italiano, y todos los días le ponía una copa de vino grappa que se evaporaba, pero ella decía que era borracho. También le ponía pañuelo colorado a sus santos no porque era colorada, sino garibaldina".  

Tampoco olvidó que  en la Guerra  del Chaco muchos descendientes de italianos fueron a pelear.    

"Hay diputados, senadores, presidentes, comerciantes, industriales que han aportado su esfuerzo a este país a lo largo de 200 años de vida independiente. Todos nuestros ascendientes europeos (de cualquier nacionalidad) vinieron con una mano atrás y otra adelante, corriendo de la pobreza, la ignorancia y la exclusión y lo único que han hecho en Paraguay es trabajar, trabajar y trabajar".    

1-  Los italianos son muy nacionalistas y un día  quisieron crear en Asunción una suerte de República Autónoma  de "tanos". Fueron apaleados por la policía  y en su homenaje se nombró la calle Garibaldi.

2- El italiano enseñó al paraguayo a  comer el tallarín, pues aportó el fideo –aunque originario de China–, que vino muy bien con los tomates, que son frutos de origen sudamericano, dice Constantini.



Fuente: ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comente aqui