Paraguay Turismo

Loading...

Paraguay: un milagro americano! Headline Animator

sábado, 30 de marzo de 2013

Tañarandy: más de 20 mil personas participaron de "la procesión de las luces"


Tañarandy reivindicó la función social del arte en multitudinaria procesión














Por Andrés Colmán Gutiérrez
 


TAÑARANDY - MISIONES

 

"¡Todo ser humano es un artista..! ¡Cada acción es una obra de arte..!", repiten las mujeres vestidas con túnicas blancas, mientras avanzan en procesión portando antorchas encendidas hasta lo alto del monte del Calvario, donde depositan el fuego en una pira ardiente, frente a una réplica de la Cruz de Manresa, creada por el artista posmoderno alemán Joseph Beuys.

Con esta representación central, protagonizada por actores del grupo teatral El Molino, la comunidad de Tañarandy, liderada por el pintor ignaciano Koki Ruiz, en su edición de la Semana Santa 2013 rindió homenaje a uno de los principales impulsores de la función del arte como expresión liberadora de una sociedad.


"Es una versión particular que realizamos del arte de Beuys, ya que él no dejó cuadros que se puedan representar. Su creación es intangible y efímera, como lo que hacemos en cada Semana Santa, en Tañarandy. Lo importante es lo que vivimos y sentimos en el momento, lo que queda dentro de cada uno", explicó Koki Ruiz, antes de la escenificación.

Una gran multitud de personas, que empezó a llegar desde muy temprano a la pequeña comunidad rural, vecina a San Ignacio Misiones, a 226 kilómetros al sur de Asunción, vibró con las atracciones ofrecidas por los tañarandygua, que este año se diversificaron en variadas propuestas.

CRECIMIENTO. El pintoresco camino de tierra que constituye la calle principal de Tañarandy, conocida como Yvága rape (camino al cielo), amaneció sembrada de carteles con históricas frases de Joseph Beuys.


"Lo importante del arte es liberar a las personas", "La única fuerza revolucionaria es la creatividad humana", "Las cosas pueden cambiarse, a través de la voluntad del hombre", son algunos de los mensajes del artista alemán, rescatados e incorporados a lo largo del sendero rural.

Los visitantes pudieron disfrutar de nuevas propuestas a lo largo de la jornada, como la escenificación del cuadro de La Última Cena, realizada por niños y niñas de la Escuela Básica n.° 3060 de Tañarandy, con una estructura de "cuadro viviente" montada en plena calle.

También se presentaron nuevos murales pintados en la vía pública y jóvenes artistas de la comunidad, como Chely Thompson y Darío Bony, montaron puestos artesanales con la exposición de sus cuadros de estilo naif.

La capilla de Tañarandy, que exhibe nuevas pinturas en su interior, fue uno de los puntos más visitados. Desde allí, al atardecer partió la procesión de la Virgen de los Dolores en una gran carroza, seguida por una entusiasta multitud, recorriendo cerca de tres kilómetros entre unos quince mil candiles de apepu, diseminados en el suelo, y más de mil antorchas de tacuara a los costados, acompañada del canto de los estacioneros.

IMPRESIONANTE. La llegada al anfiteatro natural de La Barraca fue impresionante. Tras la ceremonia del descenso de Jesús desde la cruz, se inició el show de los cuadros vivientes, con el homenaje a Beuys y una coreografía sobre los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, a cargo de alumnas del Colegio Cristo Rey de Asunción.

La puesta en escena incluyó atracciones nuevas y otras recreadas, como el imponente Tríptico de la Pasión, que incluyó a La cruz, de Velázquez; El descendimiento de la cruz, de Fiorentino y El entierro de Jesús, de Caravaggio, en una sola gran estructura, coronada en la cima por una reproducción de los santos del techo de la Basílica de San Pedro, en El Vaticano.

Un gran pórtico con la imagen de cinco santos jesuitas (San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, San Francisco de Borja, San Estanislao y San Luis Gonzaga) reivindicó el arte de la época de las reducciones. Y se repitió otro de los íconos de Tañarandy, La Última Cena de Da Vinci, al igual que la peculiar versión en la era atómica de Salvador Dalí.



Tiempo de Reflexión
 

Con una concurrencia estimada en más de 20.000 personas, la tradicional Procesión de las Luces rindió tributo al artista posmoderno Joseph Beuys. Este año ofreció renovadas atracciones.


Fuente: ultimahora

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente aqui